viernes, mayo 26, 2006

De incorporación

Los abogados solemos tener la costumbre de organizar nuestros expedientes en carpetas de un determinado color, a veces por una determinada manía, o a veces sin ninguna razón en particular. Las que yo utilizo desde hace unos cuantos años son precisamente de color amarillo, sin motivo especial alguno.

Pues bien, dejando disquisiciones pictóricas a un lado, ése es el color que desde este momento se incorpora a esta bitácora a través del contrato coloriuris amarillo para definir los derechos de autor en este blog. Me incorporo de este modo a la comunidad COLORIURIS, de la que forman parte cada vez más integrantes y a la que le auguro un futuro espléndido en el tratamiento de dichos derechos con base en el Corpus Jurídico Continental, que es el nuestro. Y es que - no se me moleste nadie - hay vida más allá de Creative Commons.

Por lo menos algunos así lo creemos.