miércoles, marzo 16, 2005

¿Un poco de sensatez? (II)

Ayer prometía desarrollar más el asunto de la proposición de ley presentada por el PP. Esta iniciativa provoca cierto temor si por casualidad al Gobierno y a sus socios parlamentarios se les ocurre subirse al carro e ir más allá.

Y es que el artículo 25 de la Ley de Propiedad Intelectual vigente (R.D. Legislativo 1/1996, de 12 de abril) se vería modificado en los términos que Javier ya indicaba en uno de los comentarios (muchas gracias, compañero) pero desconocemos a estas alturas si la reforma afectará a alguno o algunos otros artículos de esa misma norma (entre otras razones, porque a día de hoy y en la página web del Senado tan sólo aparece la referencia a la iniciativa legislativa, pero sigue pendiente de publicación desde el 8 de marzo). Y si no los afecta, no me extrañaría que durante el debate parlamentario, y a la luz del gran número de acertadas opiniones que sobre la materia se están vertiendo y a sentencias que están recayendo inclusive allende nuestras fronteras nos encontráramos con una clara respuesta frente a esa hipotética desaparición del derecho de remuneración por copia privada: la supresión del derecho a la reproducción sin autorización contenida en el artículo 31.2 de la Ley, que establece que se permite ésta:

"2. Para uso privado del copista, sin perjuicio de lo dispuesto en los artículos 25 y 99.a) de esta Ley, y siempre que la copia no sea objeto de utilización colectiva ni lucrativa."

Dado que uno de los argumentos fundamentales que existe para contrarrestar a doña Carmen, don Eduardo y compañía es que puesto que la obra ya divulgada puede ser reproducida sin autorización del autor en tanto que ya se ha satisfecho la remuneración de sus derechos al adquirir el soporte donde ha quedado fijada, caso de desaparecer la figura del canon este argumento carecería ya de cierta base. En resumen, ¿no estaremos dándole razones a la SGAE y a otras entidades para en el caso de que prospere la proposición de ley del PP forzar la modificación de la LPI - cuyo borrador de reforma se discutirá más tarde o más temprano -en el sentido de hacer desaparecer el derecho de reproducción sin autorización?.

He de hacer constar que no me gusta un pelo el canon, y la idea de imponerlo además sobre los servicios prestados por las ISP's chirría con mis convicciones, pero quizás ha llegado el momento de plantearnos si no vale la pena dejar de dar la batalla en ese punto ante el riesgo al que me vengo refiriendo y centrar nuestros esfuerzos en otras materias donde la defensa de una auténtica Sociedad del Conocimiento reclama nuestra participación.

Lamento si de este modo doy ideas a las "cabezas pensantes" de la bestia, pero antes o después caerían en la cuenta, y por supuesto con anterioridad a que más tribunales piensen como nosotros, como bien ha dicho Pedro. Con todo ello no quiero decir que debamos rendirnos; entiendo que, por supuesto, debe mantenerse el derecho de reproducción sin autorización en los términos del artículo 31.2 y suprimirse el canon, pero si a algo hay que renunciar, tengamos claro a qué.

Creo que tan sólo me adelanto a lo que está por venir. Es una obligación en este mundo cambiante.

¿Un poco de sensatez?

Llego a casa y leo en Libertad Digital que el Partido Popular presenta en el Senado una proposición de ley (para modificar la actual de Propiedad Intelectual) con el fin de eliminar el canon (ya sabéis cuál). No salgo de mi asombro cuando compruebo que:

a) La Asociación de Internautas da la misma noticia.

b) En efecto es el Partido Popular el que presenta una moción de ese tipo.

Sólo se me ocurren dos explicaciones: o los populares han tenido un arrebato de sentido común -ojalá - o quizás, malpensando, son el instrumento de la SGAE en una maniobra más sibilina. ¿Cuál?.

Disculpen si no les respondo, reflexionen y quédense con la duda. Prometo dar una respuesta mañana.

Aunque les dé malas ideas a los compañeros de nuestro "amigo" Eduardo.

P.D. (cinco minutos más tarde): Por cierto, está claro que las acusaciones de la SGAE a Telefónica de estar ganando dinero a costa de los derechos de autor sin duda tenían un único objetivo: ampliar el canon a los servicios de las ISP. Es por esto que tiendo a pensar en la buena voluntad del PP, aunque no la tuviera cuando estaba en el Gobierno y tuvo en su mano el impedirlo. Preparémonos a disfrutar del espectáculo de los "artistas" llamando a los pperos amigos de ladrones, muleros, etc.

País ...