lunes, marzo 07, 2005

Una cita interesante

Para todos los que estéis interesados, el próximo jueves día 10 de marzo, a las 18:00 horas, tendrá lugar en el Salón de Decanato del Real e Ilustre Colegio de Abogados de Zaragoza, una charla sobre "Perspectivas y futura reforma de la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal."

La charla correrá a cargo de la Letrada Amaya Bretón, miembro de la Sección de Derecho de Internet y Nuevas Tecnologías, y tendremos oportunidad de conocer de primera mano hacia dónde se dirigen los pasos de las mentes pensantes en este país.

La entrada es libre, por si os animáis.

UPDATE 08.03.2005: He de rectificar, para no añadir confusión con los anuncios que del mismo acto aparecen en otros blogs. La cita es a las 19 horas, y no a las seis de la tarde como erróneamente indiqué con anterioridad. Corregido queda.

Nos hemos quedado solos

Sólo España ha votado en contra del texto de la Directiva sobre patentes de software en el Consejo de Competitividad de la UE. Ya sólo queda un paso, la segunda lectura en el pleno del Parlamento Europeo, para que a todos los defensores del Derecho Continental nos metan otro gol por toda la escuadra.

Europa es, en el ámbito informático, una cuasi-sucursal de los USA. Aceptamos alegremente que la grandes Compañías venden a nuestras empresas, y también a la Administración, licencias de software, algo que rechina en los oídos de cualquier jurista formado en nuestras facultades. Aprehendemos (que no aprendemos) su terminología, aceptamos (tampoco aprendemos) sus métodos y seguimos viviendo a la sopa boba.

A los partidarios del software libre no se les acaban los argumentos, se les acaba el tiempo. A los que nos gusta la diversidad y además estamos por defender nuestras concepciones jurídicas frente a la invasión estadounidense también. Pero, sinceramente, creo que la batalla está perdida; la derecha y la izquierda mayoritarias han decidido ya por todos nosotros, y va a resultar difícil cambiar sus intenciones. Aunque no hay que perder la esperanza, nada es imposible, y los milagros suceden, a pesar de todo.

Al final y como siempre, solos, en lo bueno y en lo malo. ¿Por qué será que apostamos siempre a caballo perdedor?.

Mas ésa es otra historia que deberá ser analizada en otra ocasión.