martes, diciembre 21, 2004

Skyping

Conocí Skype en septiembre, gracias a Enrique Dans. Desde entonces lo uso habitualmente. Sobre sus bondades no voy a hablar, otros lo han hecho ya suficientemente. Tan sólo quiero poner el énfasis sobre las implicciones de su desarrollo y extensión, con más de 3.300 millones de minutos servidos y con más de un millón de usuarios. Por cierto, están realizando una compaña navideña realmente atractiva, mandándonos mensajes a los que lo usamos para que reenviemos el mensaje a nuestros conocidos y así el programa se extienda. La animación que acompaña la promoción es graciocísima, y yo no he podido evitar al tentación de reenviar; además, qué caray, yo estoy muy contento con skype.

Se trata de VoIP (voz sobe IP), la voz circulando por internet, tal y como circulan los paquetes de información. Y sin coste real (salvo skype out para llamadas a teléfonos convencionales) puesto que queda subsumido en el de la conexión la red. Sé positivamente que algunas "telecos" tienen miedo, y hacen bien, porque la herramienta ha abierto nuevos caminos en la comunicación.

En mi caso, para los clientes que poseen internet la accesibilidad imediata a mi despacho resulta muy atractiva: estoy ahí cuando me necesitan, y a mí me reporta lógicamente un valor añadido en mi relación con ellos, que por supuesto redunda en mi beneficio, y todo ello con un uso racional del programa. Por otro lado, puedo mantener largas conversaciones con otros compañeros sin tener que preocuparme por la cuenta del teléfono.

Es por eso que me pregunto: ¿llegarán las "telecos" convencionales a prohibir en sus contratos el uso de VoIP en las conexiones del usuario a internet, al igual que prohíben poder extender mi acceso a la red fuera del domicilio del contrato ?. ¿Será entonces su respuesta tratar de parar lo imparable, por métodos de amenaza legal?

Quiero creer que no. Si llegaran a hacerlo, tendrían que demandar a demasiada gente, al igual que con las redes p2p. Pero esa es otra historia, que merece ser comentada en otra ocasión.