domingo, diciembre 19, 2004

15 líneas para la libertad

Leía el otro día en Slashdot que había sido creado un programa para compartir archivos, en lenguaje de programación Python, de tan sólo 15 líneas de código. El programa no está pensado ni mucho menos para intercambio de archivos en grandes redes, sino más bien para grupos no demasiado numerosos de usuarios. Sin duda, fascinante, la capacidad de compilar en cada vez menos espacio las instrucciones necesarias para llevar a cabo cualquier acción, en este caso, la de compartir.

Me pregunto qué harán finalmente las autoridades después de perseguir a los que intercambian archivos en redes p2p. ¿Llegarán a detener a alguien en la calle cuando a un amigo suyo, o a un familiar, le vaya a entregar en mano una copia del último CD que ha sacado a la venta alguna de las "rutilantes estrellas" del panorama musical español tan preocupada por la salvaguardia de sus notables derechos de autor ?. ¿Por qué no me detuvieron cuando yo era pequeño y le grabé a un amigo una cassette con canciones de artistas que nos gustaban?. ¿De verdad que estaba entonces infingiendo la ley?.

Criminalizan a los usuarios, y criminalizan las herramientas. No entienden nada.